sábado, 8 de julio de 2017

CONOCER PARA RESPETAR

"Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía".

Nunca antes me había identificado tanto con la frase de un escritor. Pero esta frase de Saramago refleja mi sentimiento hacia esta tierra que hace ya 10 años elegí como mía.

Esta carta la escribo a quienes viven aquí y no saben apreciar lo que tienen y lo que los lugareños le ofrecen.



Querid@ amig@,
has dejado tu tierra para venir a vivir aquí porque algun conocido tuyo te lo ha recomendado; estoy segura que te ha dicho que aquí hay buen clima, que la vida no es tan cara como en tu tierra y que puedes encontrar trabajo. Y no te han mentido.

Tu has hecho las maletas, y has decidido empezar desde cero tu nueva vida. Hay que tener valor para ello. Yo hice lo mismo hace 14 años, y durante los primeros 3 años y medio estuve moviéndome de un sitio a otro hasta llegar aquí, el lugar que estuve buscando desde siempre y que por fin llegué a encontrar.

Cuando empiezas desde cero, debes tener una actitud de gratitud y sobre todo de respeto hacia quienes te reciben y te dan todo. La gratitud es fruto de la humildad. 

Nunca olvides que has dejado tu tierra porqué ahí no vivías bien, sobre todo no tenías un trabajo que te permitía vivir dignamente. Cuando has llegado aquí estoy segura que has encontrado a  mucha gente que te quiso ayudar, que te ofreció un consejo, que te guió sobre quienes contactar para encontrar casa, o para arreglar todo el papeleo.

Has venido a una tierra donde se habla un idioma diferente al tuyo y, como signo de gratitud hacia todos aquellos que te han ayudad, aconsejado y guiado, lo mínimo que puedes hacer es esforzarte a hablar su idioma.

No pretendas que ellos hablen el tuyo: ¡¡¡no tienen porque hacerlo!!! Y si algo en su cultura es diferente a la tuya, ¡¡¡No la critiques!!! Respétala, aprende a a conocer mejor la tierra donde libremente has decidido vivir.

Agradece y respeta a su gente, a sus costumbres y a sus tradiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te puede interesar